LA DEMOCRACIA NUNCA ESTUVO EN RIESGO: AZUCENA RENTERÍA

La vocal ejecutiva del INE en el Distrito 11 reconoce el saldo blanco del proceso electoral, a pesar de los recortes financieros al Instituto y de la renuncia de funcionarios de casilla. Votó el 53 % de la lista nominal de electores.

COATZACOALCOS, VER. | JORGE CÁCERES

Fue el árbitro de los comicios federales para el Distrito 11, encargada de garantizar el voto para una lista nominal de más de 317 mil electores en la zona. No solo eso, sino que fueron elecciones concurrentes en la cual se instalaron 5 urnas en cada casilla para la elección de presidente de la república, senaduría, diputación federal, Gubernatura y diputado local.
Con esa responsabilidad en sus espaldas, a pesar de la rispidez política partidista, la jornada electoral salió avante. Azucena Rentería Ornelas, Vocal Ejecutiva de la Junta Distrital 11 del Instituto Nacional Electoral en Coatzacoalcos, reconoce: «Fue un proceso electoral complicado», dice. «El proceso electoral coincidió con los cambios de Consejeros Electorales y mucho de los capacitadores electorales eran gente nueva».
Azucena Rentería Ornelas, graduada de la máxima casa de estudios del país (la Universidad Nacional Autónoma de México) ya tenía vasta experiencia en procesos electorales complicados. Estuvo al frente de la vocalía en la zona metropolitana de la Ciudad de México, con una elección concurrente de ¡seis urnas, seis cargos a votación!
«Fue un proceso electoral sumamente complicado», menciona, en entrevista. «Particularmente se complicó por la falta de interés de la ciudadanía en participar en las elecciones», dice. Muchos funcionarios de casilla renunciaron, las personas insaculadas, desistían.
De 40 mil ciudadanos que fueron insaculados en la primera etapa del proceso, se tuvo que abrir la lista nominal para visitar a más de 70 mil personas para poder convocar el número de ciudadanos para hacer una segunda insaculación e integrar las mesas directivas de funcionarios de casilla. En la segunda etapa, hubo muchas renuncias de las personas que ya habían aceptado, pero vieron los paquetes y ya no quisieron participar. La jornada sería larga y agotadora.
«Costó mucho trabajo concretar tanto la primera como segunda etapa de capacitación y conseguir los lugares para instalar las casillas. Hay una desconfianza de la ciudadanía en los partidos políticos, esa es una realidad», resume.
Azucena Rentería Ornelas es graduada de la Carrera de Relaciones Internacionales con Maestría en Administración. Pero buena parte de su trayectoria profesional ha sido en el Instituto Nacional Electoral, inició como capturista en las Consultas Populares del Registro Federal de Electores, posteriormente concursó para una plaza técnica electoral de capacitación en una Junta distrital Ejecutiva; estuvo concursando para Asistente Local en la Ciudad de México.
Posteriormente, se fue encargada de despacho en Capacitación Electoral en la Junta 13. Concursó para la vocalía de organización electoral en septiembre del 2017, como vocal de organización una elección concurrente en Iztapalapa. Estuvo en Junta local de encargada de despacho, ganó como vocal secretaria en 2012 en la alcaldía de Cuauhtémoc.


«Todos los cargos que he tenido en el INE han sido por concurso», enfatiza. Durante toda su experiencia nunca se ha sentido discriminada ni agredida por su género femenino al frente de la Vocalía Ejecutiva… hasta ahora, en Coatzacoalcos donde ha sido blanco de innumerables ataques políticos.
A pesar de eso, logró sacar adelante la jornada -gracias a la participación activa y responsable de toda la ciudadanía y Supervisores así como Capacitadores Electorales-. Se integraron al 100 por ciento las 586 casillas en el Distrito. Fueron más de 5 mil 200 funcionarios de casilla que participaron.
«La primera dificultad fue convocar a los Supervisores Electorales y Capacitadores Electorales, sí hubo una diferencia en el 2024 respecto al 2021 donde había más de 7 mil aspirantes. Ahora solo hubo 500 aspirantes», menciona. Se tuvieron que hacer diferentes convocatorias, hubo renuncias.
«La mayoría de los capacitadores fueron nuevos», explica. A pesar de la apatía ciudadana y la inexperiencia de muchos funcionarios del INE, se logró la instalación de 586 casillas y se garantizó el voto para más de 162 mil electoras y electores que respondieron al llamado de las urnas. Finalmente, el 53 % de la ciudadanía de Coatzacoalcos, Agua Dulce, Ixhuatlán del Sureste, Moloacán y Nanchital participaron en las elecciones.
«En general fue una jornada electoral muy pacífica, a excepción de las casillas especiales que hubo un malestar ciudadano porque el número de boletas se agotó (1 mil boletas por casilla), pero esto es aprobado por el Consejo General del INE: antes de las seis de la tarde ya había agotado las boletas de presidencia», explica.
«En realidad nunca estuvo en peligro la democracia en el sur de Veracruz», insiste. «Recordemos que la ciudadanía es la que realiza las elecciones. Teníamos la claridad que en caso que no llegaran los funcionarios de casilla, se tendría que tomarlos de la fila de electores, cuidar que la persona perteneciera en esa sección electoral», dice.
Azucena Rentería Ornelas admite que el INE cada vez gana más credibilidad en la organización de los comicios, en los últimos años ha habido más reconocimiento al Instituto y muestra de ello han sido las diferentes muestras de apoyo y manifestaciones a favor para que prevalezca.
«Los cómputos distritales confirmaron el resultado del PREP, no hubo una modificación significativa de las casillas. Ahora cada fuerza política tendrá que hacer un análisis de lo que estuvo bien o mal para los resultados que obtuvieron en este proceso», argumenta Rentería Ornelas.
«Coatzacoalcos es un distrito políticamente activo, hay que destacar el gran trabajo de la ciudadanía que se involucró, el número de observadores electorales registrados que fueron más de 49 personas, fue uno de los números de observadores electorales de los más altos a nivel distrital», expuso.
A pesar de la reducción de los presupuestos del INE, el proceso electoral fue exitoso… e incluyente. Azucena Rentería recuerda el voto anticipado para personas en postración de cama, los protocolos para personas que no podían bajarse del auto para ir a la casilla y las plantillas braille para personas invidentes.
«Si existe esta apatía, esta desconfianza en general ante las elecciones pero es por el sistema político, no es por el INE», concluye.

Comments are closed.