Juan Martínez traidor y vendido, es el “negrito en el arroz” de Morena

Córdoba, Ver.

De cara a un nuevo proceso electoral resurgen intereses de algunos políticos por seguir viviendo del pueblo. Juan Martínez actual diputado federal por el distrito XVI es uno más de los que se suma a la lista, el legislador quién tras su pasado como médico abortista en su clínica particular en Córdoba, “pasó de noche” en San Lázaro, se ha venido embolsando más de 152 mil pesos mensuales por la representación legislativa.

Desde sus inicios en la vida política, Juan Martínez se ha convertido en un verdadero estorbo para la base morenista al tratar de buscar beneficios personales sin que esto signifique la traición, como sucedió en el 2018 cuando prácticamente le compró a Gonzalo Guízar Valladares la candidatura por el Partido Encuentro Social (PES).

Con una nula productividad parlamentaria no logró cumplir una sola de sus promesas de campaña, esas que hizo cuando se le veía solo por las calles asegurando que trabajaría para frenar delitos como la violencia de género, salud y educación.

Por si fuera poco y pese a que ahora se promueve en las redes sociales como un agente de cambio en Córdoba, ha sido aliado y “tapadera” de gobiernos corruptos como es el caso de Lety López a quién a pesar de que ha mantenido bajo un verdadero calvario a los más de 200 mil habitantes que conforman esta ciudad clave para el desarrollo comercial y político en Veracruz, estrechó lazos de cooperación con la panista ofreciendo protección a López para salir bien librada de los escándalos de corrupción y desvío de recursos que han salido a la luz pública y ante los cuales solo ha habido pronunciamientos mediáticos del legislador sin ejercer alguna verdadera acción para frenar dichas irregularidades.

Lo cierto es que los cordobeses no son ajenos a la verdadera realidad política que rodea a Juan Martínez y sus allegados incluyendo a su asesor y actual aspirante (suspirante) a la misma diputación federal, José Escamilla con quien pretende mantener los beneficios económicos a los que se han acostumbrado.

Leave A Reply

Your email address will not be published.