“¡No importa que nos muramos!”, dicen pobladores Tizimín; quitan filtros sanitarios y abren parques

Pobladores y vecinos de Dzonot Carretero, en Tizimín, Yucatán, se dicen “cansados” de la cuarentena y “hartos” del confinamiento dispuesto por las autoridades, por lo que presionaron y exigieron al comisario municipal retirar los “filtros sanitarios” y las prohibiciones para acudir al parque principal y al campo deportivo.

 
“¡No importa que nos muramos!”, dicen pobladores Tizimín; quitan filtros sanitarios y abren parques


Pobladores y vecinos de Dzonot Carretero, en Tizimín, Yucatán, se dicen “cansados” de la cuarentena y “hartos” del confinamiento dispuesto por las autoridades, por lo que presionaron y exigieron al comisario municipal retirar los “filtros sanitarios” y las prohibiciones para acudir al parque principal y al campo deportivo.El parque y el campo deportivo fueron reabiertos ante la presión de la gente, que al parecer, no dimensiona aún los riesgos del COVID-19 y el contagio de esa enfermedad.Los habitantes de Dzonot Carrero, comisaría del municipio de Tizimín, ubicado al oriente de Yucatán, se “amotinaron” y lograron bajo presión que el comisario retirara los filtros sanitarios, así como las prohibiciones de uso de espacios públicos.El enojo de las personas es que las autoridades municipales no dejan salir ni entrar a sus familiares que trabajan en otras localidades.En un video que circula en redes sociales, se observa a un grupo de personas de esa comunidad, ubicada a tres horas al oriente de Mérida, cuando se aglomeraron en la comisaría, sin cuidar la sana distancia y olvidando el cubrebocas.Uno de los manifestantes gritó: “¡No importa que nos muramos!”, lo cual fue apoyado por la gente que acudió a protestar. El ayuntamiento de Tizimín no emitió ninguna declaración sobre los hechos ocurridos.Lo ocurrido en Dzonor Carretero se suma a lo que está pasando en otros municipios de Yucatán, en donde algunas personas han construido muros o “albarradas” para impedir que gente de fuera llegue a esas comunidades o bien “el toque de queda” a partir de las 7 de la noche que decretó el alcalde de Progreso, Yucatán, Julián Zacarias Curi.El alcalde panista de Umán, Freddy Ruz Guzmán, amenazó con detener y encarcelar a quien saliera de su casa después de las 10 de la noche.

Leave A Reply

Your email address will not be published.