En Oluta, migrantes son señalados por la alcaldesa de ser un foco de contagio de COVID19

La llegada de los migrantes fue la chispa que encendió la llama del discurso xenófobo en Oluta, municipio de 18 mil habitantes al sur de Veracruz.

Ubicado en plena ruta hacia Estados Unidos y considerado municipio refugio para el migrante, Oluta no es ajeno al tránsito de extranjeros. Sin embargo, la pandemia ha cambiado las reglas del juego y el miedo se extiende entre los pobladores. Hasta el momento se ha detectado un único caso de COVID-19 en el municipio, que ya se encuentra fuera de peligro. 

Al día siguiente de que fuesen acomodados en la casa del migrante, la alcaldesa, María Luisa Prieto Duncan, de la coalición PAN-PRD, aseguró a medios locales que los migrantes podían ser un foco de contagio y sembró la sospecha hacia los recién llegados. 

De nada sirvió que Baxín y el resto de integrantes de la casa del migrante explicasen que cada uno de ellos traía un certificado médico y que, además, Médicos Sin Fronteras se iban a hacer cargo del monitoreo. 

Pedro Serra Soto, dirección de Protección Civil de Oluta, asegura que hay intranquilidad entre algunos vecinos. Dice que no se informó al Ayuntamiento de que acogerían a los salvadoreños y se queja de que “no sabemos en qué condiciones están”. 

“Se dijo que se iban en una semana. En caso de que no, la gente anda con incertidumbre, y es algo que no está en nuestras manos”, afirma. Según Serra Soto, desde el Ayuntamiento se pidió a los vecinos que no se manifiesten ya que juntar un grupo de gente podría ser un peligro de cara al contagio. 

Desde el albergue se responde denunciando la desinformación y el alarmismo. “Hay medios que empezaron a dar informaciones no objetivas y preocuparon a la comunidad. Decían que eran miles y que estaban todos infectados”, asegura Baxín, que se queja de que el discurso xenófobo pusiese en la diana a los migrantes a pesar de ser una población vulnerable.

Por su parte, Rodolfo Martínez lamenta el uso político de los migrantes y recuerda que la alcaldesa fue criticada por marcharse de vacaciones al inicio de la cuarentena. “Al recibir críticas se volvió contra los migrantes para limpiar su imagen”, afirma. 

Por el momento los ánimos se han calmado en Oluta. Pero la zozobra se mantiene. Y no hay fecha oficial para el regreso del grupo. Depende de muchas negociaciones diplomáticas en un contexto de fronteras cerradas a causa del coronavirus.

Fuente: Animal Político

Leave A Reply

Your email address will not be published.